¿Quién inventó la ropa interior?

Quien no conoce su historia, está condenado a repetirla. No repitas el error de usar calzoncillos de mala calidad, y entérate de cómo fueron creados en primer lugar. 

 

calzoncillos estampados

Origen cultural de la ropa interior: 

La idea de que un tipo de ropa este hecha para mostrarla en público y otra en privado, o que un cuerpo pueda o no estar desnudo, es una cuestión de cultura y sociedad.

Ninguna sociedad tribal ( a menos que haya sido infiltrada por conceptos de vestimenta occidental), parece tener prendas que podrían considerarse ropa interior: prendas de vestir que actúan como una capa de aislamiento entre  tus partes íntimas y prendas exteriores. 

El antropólogo Ted Polhemus utiliza el ejemplo del taparrabos, que es una prenda que aunque tiene contacto directo con los genitales, permite la vista al público de los mismos.

Esta intimidad es permisible en pequeñas comunidades, a diferencia de las costumbres que se siguen en sociedades más grandes, más industrializadas y, por lo tanto, anónimas.

Solo cuando la noción cultural de privacidad es evidente, la ropa interior puede realizar su función ritual de proteger el cuerpo del escrutinio abierto de los demás.

taparabos loincloth

¿Quién inventó la ropa interior?

Fue en el antiguo Egipto donde se inventó el concepto de tener una segunda capa de ropa entre la piel y la capa exterior de la vestimenta, con adornos más decorativos. En ese momento, la ropa interior se usaba más como un símbolo de estatus, que por razones eróticas o prácticas.

En Europa y América del Norte, la ropa interior  se desarrolló a medida que la visión de un cuerpo desnudo pasa de ser un hecho público cotidiano a un tabú social.

Entran en juego estrategias para hacer que el cuerpo sea respetable, y así la ropa interior logra su papel principal: proteger las zonas sexuales del cuerpo de la mirada ajena.

Funciones de la ropa interior hace un siglo

En el siglo XIX, la ropa interior en Europa y América del Norte tenía dos funciones principales: proteger las costosas prendas exteriores de la suciedad del cuerpo, ya que el baño para la mayoría era un lujo costoso y que requería mucho tiempo, y agregar una capa adicional de aislamiento.

Las primeras prendas de ropa interior fueron prendas de lino unisex y sin clases, sin connotaciones eróticas particulares. Sin embargo, en el siglo XIX, la noción de ropa interior comenzó a cambiar a medida que la moda se volvía más intrínsecamente basada en el género.

¿Cuál es el verdadero propósito de la ropa interior?

La ropa interior también existe para disfrazar la realidad desordenada de las funciones del cuerpo, como en el caso de los hombres, cuyos penes no siempre están sujetos a un control voluntario. 

En el siglo XIX y principios del XX, la ropa interior, en algunos casos, no podía ser mencionada directamente en una conversación cortés, siendo "innombrables" una frase favorita. Sin embargo, el siglo XX trajo cambios, incluida una actitud gradualmente más relajada hacia la sexualidad y la ropa interior.

Calzoncillos en la era industrial:

En Estados Unidos, el traje sindical prevaleció para los hombres hasta la década de 1930, cuando los primeros pantalones cortos con botones, desarrollados originalmente para soldados durante la Primera Guerra Mundial, estuvieron disponibles para todos.

El traje de unión, confeccionado con tejido de punto que llegaba desde las muñecas hasta los tobillos, fue uno de los primeros artículos de ropa interior producidos industrialmente y enfatizó la calidez en lugar de la comodidad o la conveniencia. 

Cambios significativos en la ropa interior

Se produjo un cambio cultural masivo en la década de 1930 cuando Cooper Inc. introdujo su diseño Jockey Y-front con la tela superpuesta para facilitar la micción.

En la misma década, el bóxer, originalmente entregado a los soldados de infantería para el verano en Estados Unidos durante la Primera Guerra Mundial, comenzó a ser aceptado en la moda de ropa interior masculina.

La década de 1960 vio la moda de la ropa interior de colores brillantes en nailon y poliéster para hombres y mujeres, que continuó durante la década de 1970.

En la década de 1980, los fabricantes respondieron a lo que parecía ser un nuevo consumidor masculino alfabetizado en moda, conocido popularmente como el Hombre Nuevo, que estaba tomando un interés más activo en su aseo y, concomitantemente, en su ropa interior.

 

Los calzoncillos, un realce a la masculinidad erótica

En 1993, el actor Mark Wahlberg, fue retratado en ropa interior como una figura poderosamente sexual, volcando el lenguaje tradicional de la publicidad y su representación de los cuerpos masculinos.

Wahlberg mostró su cuerpo entrenado semidesnudo en una campaña publicitaria convencional que atrajo tanto la mirada masculina como la femenina. El cuerpo de un hombre podría sexualizarse fuera de las páginas de las imágenes eróticas homosexuales, y las mujeres podrían encontrar placer en mirar.

El poder social y físico de la masculinidad ya no se expresaba únicamente a través del mundo laboral, sino a través de un cuerpo semidesnudo vestido con ropa interior.

La ropa interior que hacía referencia directa al atletismo iba a alcanzar una altura en la década de 1980 cuando el ejercicio aeróbico y el cuerpo recién tonificado y musculoso que siguió se convirtió en el culto.

Resalta tu masculinidad, ponte C.O. JONES 

Ya sabes su origen, ¿estas listo para resaltar tu masculinidad, sentirte cómodo y sexy a la vez? pues aquí puedes ver todo lo que tenemos para ti. 

calzoncillos cojones

 

Bibliografía: 

Carter, Alison. Underwear: The Fashion History. London: B. T. Batsford Ltd., 1992.

 

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados